Nuestro Apostolado debe empezar por la propia Comunidad…” Dir. #42

Nuestro primer y principal Apostolado, es con nuestras hermanas enfermas y  jubiladas. Así es como lo expresa el  propio Directorio. Nuestra misión es amor, acogida y servicio  para todas nuestras Hnas. Estar  en todo momento disponibles para lo que necesite cada una, deseando ser signo de esperanza y alegría. Asumir esta realidad que tenemos, y  hacerlo con mucho amor.

  El segundo apostolado es poner la casa a disposición de los grupos que lo solicitan y ser para ellos verdaderos testigos y mensajeros de la Buena noticia. Estar siempre en la mejor disposición ofreciéndoles los servicios con mucho amor, alegría y generosidad.

  Con las personas que trabajan con nosotras ser justas y agradecer el trabajo que realizan que ya nosotras no podemos hacerlo por falta de personal y falta de fuerzas. Ser siempre un testimonio de una verdadera unidad entre nosotras.

  Y por ultimo el contacto que tenemos con la gente del barrio y con las personas que asisten a la Misa diaria y dominical, aprovechando estas oportunidades para ofrecerles nuestros servicios y para escucharlos y ayudarles en lo que podamos.

                            Volver                                                             Seguir