Cuba cuna de la Congregación. Las hermanas realizan ahora una tarea diferente a la que realizaban en los inicios. La historia cambia, y el "grito" de los hombres y mujeres, también. Hoy la necesidad es la misma: evangelizar una sociedad secularizada y que desconoce al Dios- Amor, y dar a conocer a los hombres y mujeres de la sociedad actual el amor que Dios Padre ha manifestado en su hijo Jesús a través de nuestra vida, y tratando de acompañarles en sus necesidades. Nuestra tarea se centra en :

Escucha y atención al anciano solo y abandonado, visitándole en su casa, fomentando la posibilidad de formar grupos de oración con personas mayores, ayudando, en todo lo posible a los enfermos.

Catequesis en barrios marginados a niños, jóvenes y adultos.

Formación para recibir los sacramentos.

La animación con los laicos de la Liturgia

Administración del sacramento del Bautismo a niños, jóvenes y adultos.

Sembrar esperanza  dando sentido a sus sufrimientos y carencias.

Caminando a su lado en la vida diaria, en la búsqueda de  Dios, que les ama y les espera, porque es Don, y quiere darse a los hombre y mujeres que le buscan con sinceridad, contando con sus limitaciones y fragilidades... El AMOR DE DIOS ESTÁ POR ENCIMA DE TODO ESO Y TRABAJA EN NUESTRAS POBREZAS...

Atrás                                 Seguir